Caso de éxito: Arag

Una de las grandes incógnitas de la tecnología se encuentra en su evolución, en su desarrollo, y su importancia radica en la dirección que éstas tomarán. Más importante es si las organizaciones  serán capaces de poder adaptarse a un ecosistema en permanente evolución.

Cliente

El Grupo ARAG es una de las mayores aseguradoras de Europa y uno de los tres principales proveedores de protección legal en todo el mundo. Con sedes alrededor del globo, ponen a disposición de su larga cartera de clientes productos de Defensa Jurídica y Asistencia en Viaje.

La empresa con sede en Düsseldorf lleva más de 85 años de experiencia en el mercado, lo que la ha convertido en líder del sector de los seguros de Defensa Jurídica en España.

Reto

Uno de los mayores retos de este proyecto era el de mejorar la calidad en cuanto a flujos de trabajo existentes. Por este motivo se empezó a establecer una metodología distinta así como el uso de buenas prácticas para mejorar la calidad en los procesos de trabajo en un equipo de desarrolladores software.

En este proyecto se trabajó en dos vertientes distintas: en el entorno tecnológico (para poder mejorar en el ámbito del desarrollo de software) y en el entorno procedimental (para poder sacar todo el potencial de los equipos).

Solución

La solución obedecía a un objetivo: mediante la optimización del entorno de desarrollo poder aportar todo tipo de propuestas y soluciones con un alto valor añadido y que a la postre esto cree ventajas competitivas frente a los competidores.

Y a grandes rasgos esto lo conseguimos de la siguiente manera:

  • Formación en herramientas de control de versiones distribuido (Git, concretamente Bitbucket)
  • Integración de herramientas de control de versiones distribuido con herramienta de gestión de trabajo:  uso de Bitbucket y SourceTree junto con Jira Software
  • Buenas prácticas de gestión de branching en Git, gracias a GitFlow
  • Automatización de la puesta a punto del entorno de desarrollo mediante el uso de Docker

Conclusión

Hacer todo lo necesario para que el equipo de desarrollo esté lo más cómodo posible en sus respectivos proyectos, no era el mayor problema con el que QUABU se enfrentó. Lo más importante era formar a los equipos no sólo en las tecnologías a usar, sino sobre todo formarlos en las nuevas metodologías de trabajo para que fuesen lo más independientes posibles y pueden desarrollar todo su potencial. Y por este motivo, en este proyecto colaboraron los departamentos de Digital Management y Digital Development.

Fue todo un éxito. Los equipos no sólo entendieron las nuevas herramientas con las que trabajar, sino también las nuevas metodologías de trabajo.

Leave a Reply